Si estás pensando en visitar Edimburgo, que sepas que es una ciudad muy pequeña pero con mucho que ver. Lo más bonito de esta ciudad es el centro, por lo que las distancias en las que te moverás no serán muy largas. Te propongo el itinerario perfecto por esta ciudad. Casi toda la ruta está pensada para hacerse andando. La distancia más larga que andarás de un punto a otro será de media hora. Además el camino que haces andando entre un punto y otro es entre unas calles preciosas.

Esta misma ruta se puede hacer también en transporte público. No es recomendable alquilar un coche para hacerla ya que es muy difícil aparcar por esta ciudad y está llena de parquímetros muy caros. Hay parquímetros de hasta 3 libras por hora, ¡una locura!

Día 1.
  • Empezamos recorriendo todo Princes Street.

Princes Street

Princes Street es una de las calles principales de Edimburgo. Tiene aproximadamente un kilómetro y medio de recorrido. De un lado de la calle encontrarás un sueño para el que le guste ir de compras: está lleno de tiendas de ropa y souvenirs. Del otro lado encontrarás los Princes Street Gardens: Un jardín público a los pies del Castillo de Edimburgo, ideal para pasear o tumbarte un rato a leer sobre el césped.

  • De Princes Street y rodeando los Jardines, llegamos al cementerio St. Cuthbert.

St. Cuthbert

Este cementerio es uno de los más antiguos de la ciudad. La arquitectura de sus sepulturas y el lugar en el que está es memorable. Te sientes en una auténtica película de miedo.

  • Siguiendo el camino llegamos a Victoria Street.

Victoria Street

Victoria Street es una calle de cuento, con fachadas de colores en la parte baja que cobijan diferentes tiendas y restaurantes. Para los amantes de Harry Potter: esta es la calle que inspiro a J.K Rowling para crear el famoso Callejón Diagón. De echo podréis encontrar una tienda de magia: The Boy Wizard, con un montón de artículos de la saga.


Para comer:

En Victoria Street se encuentra uno de los sitios más emblemáticos para comer de Edimburgo, siempre y cuando te guste la carne de cerdo: el Oink. Cada día asan un cerdo entero y venden sándwiches de cerdo asado. Cuando se acaba el cerdo, ¡cierran!

Oink

Recomendación para los que, como yo, no sean amantes del cerdo: The Baked Potato Shop. Las Baked potatos son una comida típica escocesa que debes probar antes de irte. Consiste en unas patatas al horno, abiertas por la mitad, con diferentes opciones de relleno. Ideal para comer y coger energía para seguir tu ruta por la ciudad.

The Baked Potato Shop


  •  Para hacer el café de después de comer, o simplemente para verlo, haremos una parada obligatoria en The Elephant House.

Baños de The Elephant House

The Elephant House

Cafetería donde J.K. Rowling empezó a escribir la saga de Harry Potter. Se dice que en aquella época estaba recién divorciada y con un bebé. En casa no podía concentrarse e iba a esta cafetería a escribir. La cafetería está llena de dibujos de los fans de Harry Potter, así como artículos que hablan de la autora. Si vais al Elephant House, sobre todo, tenéis que entrar a los baños. Están todos llenos de pintadas de frases de la saga. Los mismos dueños te dejaran un rotulador para que dejes tu huella.

  • Siguiendo la ruta de Harry Potter, desde la misma ventana de la cafetería se puede ver la próxima parada: El cementerio Greyfriars.

En este cementerio se encuentra la tumba de Voldemort (Thomas Riddell). Además, se dice que en él había la tumba real de un hombre llamado Sr. Sirius Black, pero que la tuvieron que trasladar por investigaciones relacionadas con hechos paranormales. Muchas de las familias enterradas en este cementerio inspiraron algunos nombres de los personajes de la saga.

  • De Victoria Street al Castillo de Edimburgo.

Castillo de Edimburgo desde el patio exterior

No es totalmente recomendable entrar dentro, según tus intereses. Desde el patio exterior puedes ver buenas vistas de la ciudad. Si quieres visitarlo, es el momento. Su horario es de 9:30h a 18h, pero la última entrada es a las 17h.

  • Atardecer en el faro de Newhaven.

Newhaven Lighthouse

El único momento del día en el que necesitarás el coche: para ir a ver el atardecer al faro de Newhaven. Desde allí hay unas vistas preciosas. Además descubrirás algo más de la ciudad fuera de su centro histórico. En la misma calle del faro hay dos o tres restaurantes ideales para cenar un fish and chips recién pescado.

Si vas a alquilar coche en Escocia no puedes dejar de leer mis recomendaciones para conducir por la izquierda (y no morir en el intento).

Día 2.
  • Empezamos la ruta dónde nos quedamos el día anterior, en el Castillo de Edimburgo. De ahí sale el Royal Mile.

Placa al inicio de Royal Mile

El Royal Mile, (Milla Real en español) es el camino real que va desde el Castillo de Edimburgo hasta el Palacio de Holyrood, residencia de la reina de Escocia. Este camino cruza todo el centro histórico de la ciudad, haciendo un recorrido de una milla (1,8 km). Es la calle principal de Edimburgo y una de las que más me gustó. Vale la pena recorrerla hasta el final. En esta calle encontrarás muchos Walking Tours en Español.

  • Al inicio del camino real encontrarás la tienda Tartan Weaving Mill.

En esta enorme tienda encontrarás souvenirs y ropa escocesa. En la planta de abajo podrás ver como crean su propia tela: el tartan. Esta tela se usa, sobretodo, para la elaboración de su prenda más típica: las Kilts.

  • Del Royal Mile salen pequeños callejones (Close, en inglés).

Callejones del Royal Mile

Merece la pena conocer algunos de ellos, como por ejemplo: White Horse Close y Mary King’s Close. Para el segundo tendrás que pagar entrada ya que es subterráneo. Además hay unos horarios concretos para hacer las visitas.

  • Bajando por el Royal Mile te encontrarás con la Catedral de St. Giles.

Esta catedral es el edificio religioso más emblemático de la ciudad y su entrada es gratuita. Lo que más llama la atención es su cúpula en forma de corona real.


Para comer:

Peartree Pub: Excelente pub por el centro muy recomendable. Tiene una terraza enorme con mesas rollo merendero. Puedes comer un fish and chips por 11 libras super bueno y con muchísima cantidad. No me lo pude ni acabar. Además en la terraza hacen barbacoa para todos.

The Peartree Pub


  • Al final del Royal Mile, llegamos al Palacio Holyrood.

Este era el palacio residencial de la reina de Escocia. Se puede visitar pero nosotros no lo hicimos porque tampoco nos llamaba mucho la atención. Lo que realmente vale la pena son las ruinas de la abadía Agustina de Holyrood, justo al lado. En esta abadía se coronaron varios reyes.

  • Para los que estén más en forma, después del Palacio Holyrood, subir al mirador Arthur’s Seat.

Es el mirador más elevado de Edimburgo y la verdad que es una colina muy bonita. Merece la pena subir a ver las vistas de la ciudad desde allí arriba. El único problema es que es un camino con fuertes pendientes y puede estar embarrado si ha llovido recientemente.

  • Una alternativa es el mirador de Calthon Hill.

Calton Hill

Es una colina más accesible que no requiere de mucho esfuerzo. Las vistas desde este rincón de la ciudad también son impresionantes. Además en esta colina intentaron crear la Atenas de Edimburgo, y encontrarás unas construcciones muy parecidas. La pena es que se quedaron sin presupuesto y se quedo a medio hacer, pero eso le da más encanto. Los atardeceres desde ahí son muy bonitos.

  • Antes o después de visitar Calton Hill, debemos hacer una parada en Dean Village.

Dean Village

Dean Village es un barrio con encanto a las orillas del o Water of Leith. Te recomiendo dedicar un rato a pasear por sus calles, cruzar sus mágicos puentes,… Te sentirás como si estuvieras en un cuento.


Y aquí termina el itinerario de dos días por esta ciudad. Un itinerario intenso, cansado, pero muy completo. Sin duda, ¡merece la pena perderse por estos rincones de Edimburgo!